martes, 24 de noviembre de 2015

¿TU ESCAPARATE TIENE MAGIA?

Entramos en la recta final para la campaña de Navidad y es el momento de poner en marcha la maquinaria de la creatividad para que las ventas de este año sean un éxito.
Como sabes, el primer consejo sea cual sea la época del año es diferenciarte del resto y en fechas como las navideñas cobra más significado que tu escaparate destaque más que ninguno para que tu público decida entrar. Una vez haya entrado, depende de ti que no se vaya con las manos vacías y sobretodo que vuelva pronto o te recomiende.

Cuenta una historia y crea una decoración global con un tema constante que esté presente en todo tu establecimiento. Juega con la tradición y las emociones. Pon un autómata animado en el escaparate, crea un universo mágico y original lleno de personajes, que llame la atención de los transeúntes y haga que se detengan a admirarlo. También puedes optar por elaborar paisajes polares con divertidos personajes, mantas de nieve, copos y nieve en polvo.



Llama la atención del público con piezas grandes y elementos con movimiento como las farolas animadas, juega con la iluminación, ponte en el lugar de un niño y piensa cómo te gustaría que fuera la casita de Santa Claus por ejemplo. 

Recuerda que detrás de un niño hay un adulto y detrás de éste… 
un potencial cliente.

Algún consejo:

1.   Ser originales es fundamental para captar la atención sobre nuestros productos. Aprovechar las cajas de cartón forradas es un recurso que ofrece numerosas posibilidades. Con ellos puedes presentar los artículos a diferentes alturas y en distintas posiciones creando un bonito collage.

2.  Para sectores como el calzado hay muchos “trucos” de Marketing visual ¿Sabías que si un zapato está en un escaparate y lo colocamos de perfil la punta del zapato tiene que indicar dónde está la puerta de entrada? Toma nota. Seguro que convences a más de un cliente.
O por ejemplo para los
 zapatos de noche una opción efectiva es colocarlos junto a cajas de regalo, envueltas de forma llamativa con grandes lazos rojos. Esto estimula la compra.


3.   El invierno tiene marcadas connotaciones festivas, así que ¡aprovéchalas! Añade copas de champán, paquetes, joyas… No temas innovar o ser original y trata de contagiar energía a quienes se detengan a mirarlo, llama a la acción de entrar y comprar y luego establece un buen plan de fidelización ¡para que tu cliente vuelva!